Peinar a la otra

Hoy la alumna Vale estaba peinando a Miriam, una compañera de la clase. Yo le pedí que me peinara mientras lxs compañerxs exponían. Fue una sensación rarísima pero hermosa. Hace mucho tiempo atrás, no soportaba que me tocaran la cabeza, probablemente hasta al afecha según quién y por qué. El rasgo de poder que me da ser la autoridad en la clase no se veía alterada pero yo creo que sí. Somos poco afectivas en el aula.


Está generación parece sufrir mucho por la universidad, por las tareas y exámenes. Les veo tan jóvenes y a veces ya con tanta ansiedad que me da pena. ¿Cómo llegamos a eso? Desde hace 20 años el estado de violencia que vivimos en México es brutal...


Peinar a la profesora ha sido un acto tan generoso. Si me ha servido que me peine en el camino de tv BUAP, pero más han servido las terapias.

Es hermoso el acicalamiento dulce que sucede entre hermanas, madre e hija, amigas y entre alumna y profesora.



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo